ARTE PARA TODOS

Mientras el documental sobre Bansky (Exit Through The Gift Shop) se estrena en todo el planeta con un éxito rotundo de crítica y público, en un pequeño barrio de Sevilla, algunos de los muralistas y artistas más importantes del mundo regalan sus obras a una gran causa: el cumplimiento de los Objetivos de desarrollo del Milenio (ODM), “la promesa más importante que jamás se ha hecho a las personas más vulnerables del mundo”.

De:TERTULIA ANDALUZA  Por:  Cristina Dorador

Desde el 27 de septiembre de 2010, los vecinos del Polígono San Pablo disfrutan de la diversidad artística y cultural que 43 artistas procedentes de 22 países aportan desde las grúas que los sostienen. Cabezas curiosas asoman por las ventanas de los bloques, ancianas paseantes conversan con los artistas y les interrogan para adivinar, antes que nadie, el significado de tanta explosión cromática, jóvenes y adolescentes regalan gestos de aprobación a cada muro customizado. Estos días, San Pablo reinventa el idioma para entender a chinos, austriacos y norteamericanos. Es el diálogo social del que hablan los expertos. Es Arte para todos.

Nacido en Tegucigalpa, Honduras, en 2004, este proyecto, avalado por las Naciones Unidas, busca “la transformación social a través del arte”, como explica Juan Antonio Jara, gestor cultural del proyecto en España con la promotora Diávolo Producción Cultural. Los artistas desarrollan las obras que anteriormente habían proyectado y presentado ante los organizadores. Técnica y estilo son libres. Sólo una condición los amarra: los murales deben transmitir el mensaje de la Declaración del Milenio de Naciones Unidas. Erradicar la pobreza extrema, la educación universal, la igualdad entre los géneros, reducir la mortalidad de los niños, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial. Estos son los objetivos. 2015, la fecha límite. ”La idea fundamental  es situar el arte en el centro del discurso que genera el cambio social. Se trata de hacer murales que hagan a la gente pensar y reflexionar y ver nuevas iniciativas y nuevas ideas”, comenta Jara.

Todo está en los muros. Como en una pinacoteca, el paseo por las avenidas de Kamsas City, Soleá, El Greco y la calle Éfeso revela los objetivos solidarios mundiales. El dibujo de un Planeta Tierra de más de tres metros de altura invita a la admiración. Vincent Flemming, coautor de la obra junto a su esposa, Lu Wang, explica con gusto su creación: “El mundo está oprimido. La cadena que lo cruza así lo representa. Decidamos romper la cadena y ayudemos a los demás. No más fronteras, no más desigualdades”.

Los vecinos salen a la calle para ofrecer ayuda y sacan café y dulces por la ventana. Son los anfitriones de la fiesta, y están encantados. “Ahora que se empiezan a ver los resultados confían en la labor de los artistas, les gusta lo que hacen y les piden que se queden para pintar el resto de paredes aún grises”, atestigua Jara. Junto con Indigo Incoming, la gestora internacional de Art for All, han seleccionado a los 43 artistas participantes. “La labor no fue fácil”, confiesa Jara. “Los artistas son de gran calidad y prestigio internacional. Han venido de forma solidaria, pero también teníamos que cumplir unos requisitos mínimos. Los espacios debían ser muy poblados, humildes, donde la gente no hubiese tenido acceso al arte contemporáneo”.

Los artistas han acudido a la cita sin cobrar ningún honorario y dispuestos a regalar su arte al barrio, a una zona que lleva años sin ser protagonista. “La Catedral, la Maestranza o la Torre del Oro ya poseen su propio patrimonio. Con este proyecto se busca la diversificación de la cultura. Se trata de acercar el arte contemporáneo a personas que no van nunca a museos”, explica Juan Antonio Jara.

Muy cerca, la muralista británica Bella Wilshire trabaja en su Rompecabezas, un colorido puzzle atravesado por tortugas y peces multicolores. Un maravilloso mundo submarino al alcance de muchos pero que muy pocos cuidan. Una metáfora al medio ambiente, un homenaje. A unos metros alguien habla castellano. Otra artista. Viene del País Vasco, de Vitoria. Su mural venera a la mujer y sus derechos. Otro derroche de fantasía.

Una galería callejera con más de cuarenta obras que nos enseñan el mundo se extiende por un barrio dispuesto a recibir. “Estamos cambiando las grúas de sitio. Los artistas están contentísimos con el resultado y la respuesta de la gente, y quieren seguir pintando”, revela apresuradamente Juan Antonio Jara. El plazo termina en pocos días y los vecinos no dejan de demandar color para sus vidas. Hasta la iglesia quiere uno de esos frescos del siglo XXI que trepan por las fachadas.

Cuando todo acabe, el valor de las obras será incalculable. Sólo las obras del norteamericano Josh Sarantitis están valoradas en más de medio millón de dólares. La popularidad y el prestigio de los artistas es un valor añadido para el proyecto: “Con la intervención de nombres muy consolidados en el mundo del muralismo, el barrio se convierte en un atractivo cultural más en la ciudad de Sevilla. San Pablo es ahora un museo que podrán disfrutar los miles de turistas que recibe la ciudad al año. Se va a convertir en el museo de arte público más grande de Europa”.

Paredes de colores y varios metros de altura creativa. Esto es Arte para todos, un museo urbano con lienzos de ladrillo para un barrio hasta ahora en el anonimato.

http://artforall.artnota.com/?gtlang=es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: