La salud pública en peligro

Tras las últimas noticias y las que vienen ya de hace tiempo aquí en Madrid al menos, os dejo algunos artículos que nos muestran la importancia de un asunto como es el de la sanidad pública.

Entre unos que hacen y otros que consienten y viceversa, la cosa pinta muy mal.

Después de la reforma laboral y esto, ¿Qué será lo próximo?

http://www.elpais.com/articulo/espana/PP/quiere/reordenar/Estado/privatizar/servicios/sociales/elpepinac/20101102elpepinac_2/Tes

Reacciones a la entrevista con el líder del PP

El PP quiere reordenar el Estado y privatizar los servicios sociales

Propone suprimir la repetición de competencias en las Administraciones

FERNANDO GAREA – Madrid – 02/11/2010

No hay agenda oculta, sino propuestas de calado asumidas abiertamente, aseguran en tromba estos días dirigentes del PP. Todos siguen la senda marcada por Mariano Rajoy en su entrevista a EL PAÍS , en la que fijaba como referencia el plan del primer ministro británico, David Cameron.

Madrid y Valencia ya han puesto temas como la sanidad en manos privadas

Aunque con matices, porque el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, aseguró ayer a este periódico que las propuestas británicas incluyen medidas que no son exportables a España -como la devaluación de la moneda o el recorte del Ejército-, pero sí lo son la reducción del gasto público, el mantenimiento del Estado de bienestar o la eliminación de gasto superfluo.

El propio Rajoy ya avanzó el pasado día 26 en Santander su propuesta de acometer privatizaciones -las denominó “liberalizaciones”- en sectores como aeropuertos y trenes. Lo que el PP detalló ayer va más allá, y se concreta en la privatización de la gestión de servicios sociales básicos como la sanidad, la educación o la dependencia.

En esa línea, Montoro explicó ayer a EL PAÍS que esa gestión puede ser más eficaz desde la iniciativa privada. Al respecto recuerda que tal propuesta está incluida en la ponencia aprobada en el congreso nacional del PP celebrado en Valencia en 2008 y en otros textos de congresos regionales del PP posteriores.

Por ejemplo, el PP de Madrid aprobó en septiembre de 2008 una ponencia bajo el título Ideas para la acción que hablaba expresamente de la gestión privada en los servicios públicos de educación, sanidad, servicios sociales y seguridad. Esa ponencia partía de la “baja productividad del sector público en esas actividades, en comparación con el sector privado, lastrando en consecuencia la productividad global de toda nuestra economía”, para proponer “la potenciación de fórmulas de colaboración con el sector privado y la prestación de servicios por nuevos operadores privados que pueden aportar su mayor especialización”. Eso “permitiría conseguir avances en la eficiencia y calidad de los servicios públicos, promoviendo a la vez un aumento de la productividad del conjunto de la economía al producirse la ruptura de la posición dominante del sector público”.

La cesión a empresas privadas de servicios sociales ha sido puesta en marcha ya por el PP en Valencia y en Madrid en asuntos como la sanidad. Y es asumida por la dirección nacional del partido.

Además, explica Montoro, el elemento diferencial de España es el Estado autonómico, y de ahí es de donde es posible recortar para reducir el gasto público. Por eso, la prioridad del PP será lo que llama la “reordenación del Estado”, para bajar el gasto público simplificando las competencias.

Asegura que en España hay materias que están a la vez gestionadas por las tres Administraciones: la estatal, la autonómica y la municipal. Por ejemplo, las ayudas al automóvil, las políticas sobre la juventud y hasta la ayuda al desarrollo y la cooperación.

El objetivo del PP es adelgazar la Administración simplificando esas competencias y evitando duplicidades, como ya subrayó Rajoy recientemente en una conferencia en Santander. En opinión de Montoro, la situación actual lleva al despilfarro. Su control permitiría la reducción del déficit sin más medidas de recorte social.

Montoro explica que es prioritario que las medidas que tengan que ver con asuntos sociales estén en manos de los Ayuntamientos, que son los que tienen contacto próximo con los ciudadanos. De hecho, el 30% de las competencias que tienen los Ayuntamientos son las llamadas “impropias”, que nunca han sido asumidas, transferidas o valoradas, pero las ejercen porque las otras dos Administraciones no las asumen.

Su propuesta pasaría porque los Ayuntamientos se hicieran cargo de la mayoría de las políticas sociales. Ya las tienen en la práctica, y necesitarían que se les reconociera y financiara.

……………………………..

http://www.publico.es/espana/224209/400-000-firmas-contra-la-privatizacion-de-la-salud-publica

400.000 firmas contra la privatización de la salud pública

Varias plataformas han registrado en el Congreso las firmas que piden derogar la Ley 15/1997

La Coordinadora de Trabajadores de la Sanidad Pública contra la Privatización, CAS-Madrid y la Plataforma Matusalén han registrado en el Congreso de los Diputados unas 400.000 firmas parar pedir la derogación de la Ley 15/97, que “permite entrar a las empresas con ánimo de lucro en la sanidad pública y, por tanto, privatizarla”.

En declaraciones, el portavoz de estas asociaciones, Angel Navarro, ha señalado que esta recogida de firmas quiere paralizar la “brutal privatización” de la sanidad pública que se está produciendo en España, en especial en la Comunidad de Madrid.

“Se ha comenzado con los hospitales, están en fase los laboratorios y la salud mental y se va a seguir con la atención primaria”, ha señalado Navarro, quien ha acusado al Gobierno socialista de “cómplice” por permitir esta situación. La ley fue aprobada en 1997 con el apoyo de los grupos parlamentarios del PP, PSOE, PNV, CiU y CC.

El portavoz ha destacado que la sanidad pública no debe de estar condicionada ni gestionada por las decisiones de las empresas privadas y ha agregado que la entrada de las empresas en la sanidad pública no mejora la eficiencia del sistema sanitario y en cambio sí reduce el gasto en profesionales y en la atención a los pacientes.

Mientras se recogían las firmas en el Congreso de los Diputados, unas 300 personas se manifestaban en las inmediaciones de la Cámara para pedir la “paralización de la privatización de la sanidad”.

Así, se pudieron escuchar cánticos que decían: “PP culpable, PSOE responsable”, “Nada, nada, nada, para la privada” o “Espe, Espe, Espe, Especulación”.

……………………………..

http://jvergelesb.wordpress.com/tag/privatizacion-de-la-sanidad/

El interés por cuestionar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud

Hace algún tiempo que desde el Ministerio de Sanidad y Política Social se promueve un trabajo necesario e interesante para la sociedad española que es establecer un Pacto de Estado por la Sanidad en España. No alcanzo a saber con todo lujo de detalles si esta necesidad es sentida o no por la población española, pero de lo que estoy absolutamente seguro es que es necesario establecerlo desde la responsabilidad política de los que en este momento la tenemos.

Es necesario trabajar en un Pacto de Estado por la Sanidad en España para mantener en el tiempo un Sistema Nacional de Salud con los valores y principios que en este momento tiene y que es muy bien valorado por la sociedad y obtiene unos resultados de salud muy importantes. Sin embargo, el debate de una parte de la derecha española se resiste por “principios” a llegar a Pactos e intenta desvirtuar este trabajo argumentando que es necesario este pacto debido a que la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud está en un grave riesgo inminente. Y nada más lejos de la realidad. El momento económico por el que atraviesa el mundo y las necesidades económicas que pueda haber no constituyen riesgos inmediatos para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, otra cosa diferentes es que no podamos seguir creciendo en la cartera de servicios al ritmo que lo hemos hecho en el pasado, pero eso no es un riesgo para la sostenibilidad.
Se explica este discurso de una parte de la derecha de poner en entredicho la sostenibilidad, si analizamos lo que a continuación ocurre y no es otra cosa de proponer fórmulas de colaboración público-privadas que conllevan a una privatización encubierta y continuada de la Sanidad allí donde gobiernan.
Se puede analizar la necesidad de incluir en la gestión de lo público herramientas y metodologías de la empresa privada que han dado resultados positivos contrastados, se pueden incluir herramientas de colaboración público-privadas en determinados aspectos de la sanidad como lo son el campo de la investigación o de la innovación por ejemplo. Pero en ningún caso, se debe confiar en el discurso de que la gestión privada es más eficiente que la gestión pública de la Sanidad. Eficiencia es la relación entre los recursos a disposición de los gestores y los objetivos alcanzados, y hasta ahora ningún modelo de privatización de todos los imaginados en nuestra sanidad ha dado muestras de mejorar la eficiencia globalmente, en cambio ha llevado a riesgos contrastados, la selección perversa de pacientes, quedándose con la atención de los pacientes con menos complicaciones y que su atención es más barata y desviando a otros centros públicos realmente públicos a los pacientes más complicados y que su atención es más cara.
Por tanto, no hace falta un Pacto por la Sanidad por el riesgo inminente de la sostenibilidad del sistema, hace falta un Pacto por la Sanidad de forma preventiva para mantener la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud que hoy conocemos y valoramos a largo plazo. Con la evidencia científica disponible las estrategias de privatización que se están utilizando no se pueden asumir si queremos un Sistema Nacional de Salud de cobertura universal y en el que aportamos en función de lo que tenemos y utilizamos en función de lo que necesitamos. Ese es el Sistema Sanitario del que quiero seguir disfrutando y en el que creo desde mis convicciones políticas y técnicas de la equidad, la justicia social, el reparto de la riqueza y la solidaridad.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia
……………………………..

Texto presentación de casmadrid.org

Desde hace años, la política sanitaria de la Comunidad de Madrid ha estado dirigida a provocar un deterioro continuado del sistema público con el fin de poder justificar, posteriormente, su privatización ante los contribuyentes. Así, en lugar de aumentar el presupuesto sanitario en función de las necesidades y el aumento de la población, se vienen asignando incrementos a todas luces insuficientes, que sitúan a la Comunidad de Madrid en los últimos lugares del Estado en cuanto a gasto por habitante.A la par, se han aumentado de forma continuada las derivaciones a la sanidad privada de todos aquellos servicios que se consideran económicamente rentables, lo que ha permitido la aparición de un sector privado listo para parasitar al sector público.

Este déficit de financiación, junto con el incremento poblacional y la congelación real de plantillas, ha generado un deterioro asistencial que cualquier ciudadano puede observar y sufrir en los hospitales y centros sanitarios de nuestra Comunidad.

La aprobación de la Ley 15/97 “de Nuevas Formas de Gestión en la Sanidad”, con los votos del PSOE y del PP, abrió el camino legal que permitía transformar el sector público sanitario en un mercado y, en consecuencia, en una oportunidad de negocio más. Con la aprobación, en diciembre de 2001, de la Ley de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid (LOSCAM), no se hizo más que desarrollar en el ámbito madrileño lo que la Ley 15/97 ya había legitimado.

A partir del 2005, el gobierno de la Comunidad deMadrid aceleró el proceso de privatización traspasando a empresas privadas con ánimo de lucro la gestión y explotación, durante décadas, de 8 nuevos hospitales mediante el modelo de concesión; este modelo se aplica en Gran Bretaña, donde ya ha evidenciado graves inconvenientes tanto para los usuarios como para los profesionales de la salud, problemas que han sido reconocidos incluso por organismos como la Organización Mundial de la Salud.

Aprovechando la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para 2007, el PP acaba de dar un paso adelante más en esta estrategia mediante la aprobación de los mecanismos legales que permiten la conversión de los actuales centros sanitarios públicos en “entidades de derecho privado” así como la creación de 6 empresas de derecho privado destinadas a gestionar “la parte sanitaria“ de los nuevos centros (aquella que, supuestamente, no se iba a privatizar nunca). Dicho sistema, que ya está aplicando el PSOE en Andalucía desde hace años, y que es similar a las Fundaciones Sanitarias creadas por el PP en Galicia, trata de eludir los controles propios del derecho público e incrementar la flexibilidad y precariedad laborales. Sin embargo, esta nueva forma de gestión nunca ha conseguido evidenciar una mayor eficiencia sanitaria con el paso de los años.

Conscientes de que la experiencia en otros países ha demostrado que la introducción del mercado en la sanidad sólo puede provocar el aumento de las desigualdades en salud y la consideración de pacientes y trabajadores del sector como meros instrumentos para generar plusvalías económicas, un grupo de profesionales del sistema público (médicos, personal sanitario y no sanitario), colectivos de usuarios y vecinos, así como las organizaciones CNT, CGT-MSE, Solidaridad Obrera, Ecologistas en Acción, Plataforma Sindical EMT y Sindicato Asambleario de Sanidad, hemos decidido constituir la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad de Madrid con el objetivo de aunar esfuerzos y organizarnos en defensa del sistema público sanitario.

Imágenes de:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: